jueves, 29 de abril de 2021

CADA LABIOS ES ÚNICO: UN ÁCIDO HIALURÓNICO PARA CADA NECESIDAD



Demasiado finos, demasiado pequeños, demasiado planos… Casi nunca estamos conformes con la forma de nuestros labios. “El 95% de las mujeres que vienen a la consulta, aunque sea a hacerse otro tratamiento, terminan mejorando los labios porque están a disgusto con algún aspecto de éstos”, asegura el médico estético Julián Bayón. Según los datos obtenidos en el estudio sociodemográfico internacional European Lip Market Survey Report, realizado por Teoxane

Las jóvenes de 18 a 34 años quieren un efecto “plump” en sus labios (90%).

Las personas de 35 a 50 años quieren "un elegante realce de los labios" (74%), "un contorno bonito y definido" (64%) o "unos labios equilibrados" (64%).

Y de los 51 a los 64 años desean "deshacerse de sus líneas de expresión verticales" (71%) o "suavizar las líneas que les hacen reflejar un aspecto triste" (64%).

¿Qué es lo que más nos preocupa en España? 

Las preocupaciones varían según la edad. “Para las más jóvenes, de entre 20 y 35 años, la principal inquietud es la falta de volumen. Y a partir de los 40 años, las mujeres ponen el foco en la ausencia de forma, hidratación y jugosidad”, apunta el doctor Bayón. Independientemente de la edad, la naturalidad es el principal objeto de deseo: “Todos los labios son diferentes, casi como una huella dactilar. Los médicos tenemos la responsabilidad de embellecerlos sin caer en resultados artificiales. Y para ello es importante acertar en el ácido hialurónico, la técnica y las cantidades”, añade el médico estético Alejandro Segarra. Y, aunque a priori todo hace pensar que la mascarilla supone un impedimento para retocarse, los datos dicen que ha supuesto todo lo contrario: la demanda ha aumentado un 20% este año de pandemia. “La mascarilla ha animado a aquellas personas que tenían miedo a retocarse por la inflamación y los hematomas que deja el procedimiento”, apunta el doctor Segarra. Y es que, uno de los inconvenientes para retocar un labio es el período de recuperación, que supone estar 48 horas fuera de circulación o pasando el apuro de que todo el mundo te pregunte qué te has hecho. “Tras la sesión, los labios quedan hinchados, asimétricos y con hematomas. Algo que oculta perfectamente la mascarilla”, coincide el Dr. Bayón.

Qué hay de nuevo y bueno

Teoxane ha detectado hasta nueve necesidades distintas en los labios y su contorno, y por ello ofrece una nueva familia de cinco ácidos hialurónicos, bajo la gama LipUnique Colletion, que tratan y mejoran los labios según las necesidades de cada paciente. Es el único laboratorio, a día de hoy, con un portfolio tan amplio para poder hacer unos “labios a medida”.

La ciencia detrás de la LipUnique Colecction  

Teoxane ha desarrollado un método exclusivo para evaluar el comportamiento de los geles de ácido hialurónico en condiciones dinámicas, incluida la determinación y análisis de sus propiedades de elasticidad y resistencia.

La exclusiva tecnología de “Red Preservada” (PNT, por sus siglas en inglés Preserved Network Technology) de Teoxane permite obtener unos geles dinámicos y maleables que recuerdan al ácido hialurónico natural de nuestro organismo.

Nueve necesidades distintas y su mejor solución:


PERFIL DESDIBUJADO:

Necesidad: “Con el paso del tiempo se atrofia la “arquitectura” de los labios. Todas las estructuras, como la piel, la mucosa, los músculos y la grasa, van perdiendo fuerza y esto se traduce en una pérdida de definición”, explica el Dr. Segarra. Además, “algunas mujeres con herpes y heridas recurrentes son propensas a perder la forma”, apunta Julián Bayón.

Solución: “En este caso utilizamos un ácido hialurónico reticulado y denso para trazar con la aguja todo el perfil. Éste permite hacer un hilo de marcación en toda la línea del labio superior e inferior. Lo inyectamos realizando dos pinchazos a cada lado del labio superior y uno a cada lado del inferior”, explica el Dr. Bayón. Como esta es la zona más sensible y molesta del labio es importante que el filler lleve incorporada lidocaína (anestésico). Son necesarias dos sesiones (la segunda para corregir o mejorar) y los resultados duran un año. Precio: desde 400 €.  

ASIMETRÍAS ENTRE LABIOS:

Necesidad: “Las asimetrías pueden ser genéticas o adquiridas, como por ejemplo las cicatrices, las parálisis, la dentarias…”, asegura el Dr. Segarra. Cuando se producen por un problema estructural de la sonrisa: falta de piezas dentales, problema óseo o de las encías, el tratamiento es más complicado y tiene que coordinarse con otro profesional. Pero, “cuando éstas son fruto de la falta de volumen (lo más frecuente es tener un labio superior fino y uno inferior más grande), una cicatriz, un trauma o un golpe, la solución es sencilla utilizando únicamente ácido hialurónico”, asegura el doctor Bayón.

Solución: “En este caso es necesario utilizar un ácido hialurónico con capacidad voluminizadora para poder inyectarlo con aguja en uno o dos puntos en la zona y así conseguir aumentar o recuperar su volumen”, asegura el Dr. Bayón. Se realiza en dos sesiones. Precio: desde 400 €.

FALTA DE VOLUMEN:

Necesidad: Puede deberse a un problema de nacimiento (muchas personas nacen con los labios finos), y también “el paso del tiempo y la exposición continuada a factores externos, como el sol, el tabaco, el viento, los cambios de temperatura, un deficiente consumo de agua e hidratación externa, pueden provocar que los labios se vayan encogiendo”, describe el Dr. Bayón.

Solución: “En estos casos es necesario recurrir a un ácido hialurónico de densidad entre media y alta para inyectarlo en tres puntos. Se realizan dos pinchazos en el labio superior y uno en el inferior, para así compensar la pérdida de volumen.” Son necesarias 2 sesiones. Precio: desde 400 €.

DESHIDRATACIÓN Y FALTA DE JUGOSIDAD:

Necesidad: “Los labios pierden hidratación y jugosidad con los años. Este proceso puede acelerarse si le sumamos algunos factores ambientales, como no hidratarlos adecuadamente, no utilizar un protector solar diario y fumar o beber alcohol en exceso”, según el médico Julián Bayón.

Solución: “Necesitamos un ácido hialurónico que únicamente recupere la jugosidad y la hidratación, sin aportar volumen ni cambiar la forma. Esto lo hace el ácido hialurónico poco reticulado o de reticulación suave de la gama de rellenos dinámicos de Teoxane.  Lo pinchamos en tres o cuatro puntos en el labio superior y en dos o tres en el inferior. La idea es repartirlo bien, sin sensación de cambio de forma o tamaño.” Se realiza en dos sesiones. Precio: desde 400 €. 


CÓDIGO DE BARRAS:

Necesidad: Llamamos “código de barras” a esas arruguitas verticales que aparecen en la parte superior del labio y, según el Dr. Bayón, surgen por el mero hecho de ser mujer, ya que los hombres al tener bigote mantienen esa zona “engrasada” y protegida. “La ausencia de éste, la edad y algunos factores ambientales y de estilo de vida (fumar, beber alcohol, exceso de sol), pueden producir código de barras.”

Solución: En este caso el código de barras apenas se toca. “El error a evitar más común es, precisamente, inyectar mucho producto directamente en el código de barras con lo que éste se inflama, proyecta y nota más”, asegura el Dr. Bayón. En su lugar, el tratamiento pasa por mejorar la causa. Es decir, “hay que trabajar el perfil, la hidratación y el volumen del labio. Tratando el código de barras, únicamente, de forma secundaria o residual.” Aquí se necesita un ácido hialurónico más reticulado y de alta densidad para depositarlo en forma de microgotas o microdepósitos en el perfil y el código de barras, y otro de densidad media para aportar volumen al labio sin proyectarlo demasiado. “Así conseguimos mejorar el código de barras sin apenas tocarlo”, según el médico. Se realiza en dos sesiones. Precio: desde 400 €.


PREVENIR SU ENVEJECIMIENTO:

Necesidad: “Independientemente de la edad, todos los labios son susceptibles de mejorar y ser tratados con ácido hialurónico. Esto nos permite prevenir su envejecimiento. Y es otro gesto que suma a nuestro favor, como lo es el ponerse crema solar a diario”, asegura Julián Bayón. En buenas manos, es un tratamiento natural, armónico y efectivo.

Solución: Para luchar contra el paso del tiempo, los factores medioambientales, recuperar la juventud, la textura, la jugosidad y la hidratación, sin cambiar la forma ni añadir volumen, “es suficiente con poner muy pocas dosis de ácido hialurónico con muy poca densidad y espaciadas en el tiempo. Lo idóneo sería empezar con un tratamiento anual, luego retrasarlo a cada año y medio, y después mantenerlo cada dos años”, recomienda el Dr. Bayón. Precio: desde 400 €. 

LÍNEAS DE EXPRESIÓN EN EL CONTORNO:

Necesidad: Hablar, comer, sonreír… Los pequeños gestos del día a día marcan líneas de expresión alrededor de los labios. Además, “la pérdida de proteínas estructurales, como el colágeno y la elastina con el paso de los años produce pliegues en el tejido, pérdida de elasticidad y deshidratación”, apunta el Dr. Bayón.

Solución: “La redensificación con un ácido hialurónico no reticulado es la mejor solución. Se inyecta en forma de mesoterapia en las arrugas o líneas de expresión directamente y así recupera la densidad y la hidratación, y evita que los gestos que vamos a seguir haciendo en nuestro día a día se marquen en la piel.” Son necesarias tres sesiones, a completar en un periodo de entre 3 y 6 meses. Precio: desde 400 €.  

SONRISA GINGIVAL:

Necesidad: El 40% de la población tiene sonrisa gingival. De hecho, hasta el 60% de los pacientes que llegan a la consulta pidiendo un aumento de labios, cuando se les estudia resulta que el problema que tienen es una sonrisa gingival. “Se produce cuando el músculo elevador del labio superior lo levanta más de lo debido dejando a la vista los dientes y gran parte de las encías”, describe el Dr. Bayón.

Solución: En este caso “el ácido hialurónico, como el Botox, es una opción interesante para mitigar la exposición de las encías durante el gesto. Para corregir este defecto disponemos de ambas”, según el Dr. Segarra. Es más, el ácido hialurónico puede ser una alternativa a la toxina botulínica en este caso concreto, ya que intenta ponerle una zancadilla física al movimiento del músculo elevador. “Aquí se escoge un ácido hialurónico más denso, viscoso y elástico y se infiltra haciendo pequeños depósitos directamente en el músculo para entorpecer su movimiento exagerado”, cuenta Bayón. Son necesarias una o dos sesiones y un mantenimiento cada 8 o 12 meses. Precio: desde 400 €.

ARCO DE CUPIDO CAÍDO:

Problema: “Es un problema de nacimiento o que puede surgir con el propio proceso de envejecimiento, al igual que sucede con la pérdida del perfil o la aparición del código de barras. Al volver a remarcarlo, el labio rejuvenece muchísimo”, asegura Bayón.

Solución: El ácido hialurónico actúa como lo hace el perfilador de labios en maquillaje: realzando esa curvatura natural que tenemos en la parte central del labio superior. “Es necesario utilizar un ácido hialurónico denso y reticulado para trazar con la aguja una línea que consiga y mantenga un arco de cupido más puntiagudo, redondeado o lineal, según el caso.” Son necesarias dos sesiones. Precio: desde 400 €.

Una web completamente dedicada a los labios

Teoxane ha creado la única web íntegramente dedicada a las necesidades de los labios y su solución. En cadalabioesunico.com se puede encontrar el tratamiento adecuado según las necesidades de cada persona y el médico más cercano para resolver dudas o solicitar una cita.

Dónde encontrar un profesional

En el teléfono 960 47 96 00 y en la web cadalabioesunico.com se puede encontrar un profesional cercano avalado por Teoxane y un tratamiento a medida con ácido hialurónico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario